Cordones y Barro. Así empezó todo en el mundo del balón oval.

Por Enrique Ravello

Cuando la historia no es como nos la han contado y el mito de Ellis destrozado por un pequeño libro

Inauguramos una nueva sección, hablando de historias del Rugby. Enrique Ravello es uno de nuestros veteranos y nos aporta todos sus conocimientos sobre la historia de nuestro deporte.

Tal vez con él se nos rompe un mito. Y todo no empezó como nos han contado. Parece increíble que un pequeño libro nos haya aportado tanto a un deporte, que evoluciona constantemente, que está vivo.

 

 

 

Aunque el origen del rugby se como tal se suele fechar en 1823, fecha en la que definitivamente se separó del fútbol, sus antecedentes históricos concretos y verificables  se remontan a la Grecia clásica.

El episkyros griego se practicó en casi todas las polis helénicas, siendo su juego una mezcla de fútbol y rugby, mucho más parecido al rugby, más duro y agresivo practicado en la polis de Esparta, una sociedad que por su escasez demográfica debía dar una muy dura preparación física y militar a sus jóvenes, parte de esta preparación era el diamastigosis con castigos físicos para los recién llegados.

El harpastum formaba parte del entrenamiento de las legiones romanas.

Los legionarios romanos jugaban al harpastum: un juego de adiestramiento para los soldados en el que usaban una pelota de goma de pequeño tamaño que debía llevarse al extremo contrario de un campo rectangular. Era permitido usar cualquier medio para conseguir el triunfo. Este juego se extendió por todo el Imperio romano, mezclándose con los juegos locales. En las islas británicas se mezcló con un juego de pelota que nos recuerda al rugby. Se dice que los legionarios romanos desafiaron a tribus celtas y para ellos mezclaron las reglas de ambos juegos, los romanos aportaron la “melé” que no es más que la adaptación de su formación militar llamada “tortuga” y los celtas britanos el resto del juego.  De esta fusión nació un juego –con las lógicas adaptaciones locales- que aunque no fuera igual en todos los lugares, los historiadores medievales –una época siempre tan falta de fuentes- han llamado genéricamente “fútbol”, presente en toda la Europa occidental

Hay que aclarar que este nombre de fútbol no es equivalente al fútbol que hoy conocemos (soccer) sino que generalmente es un juego jugado más con las manos que con el pie y en el que el contacto físico es muy frecuente. No hay que considerar el rugby como una rama que se separa de este fútbol medieval, sino más bien al contrario. Recordemos que lo que hoy conocemos como rugby es realmente el tipo de  fútbol que se jugaba  de la escuela de Rugby.

Recreación de un partido de Soule.

 

 

En la edad media tenemos varios ejemplos de ese “fútbol” tan precursor o más del rugby como del fútbol (soccer): Souleen el sur de Francia,

el Calcio florentino, que todavía se practica como deporte-espectáculo histórico en la ciudad de Florencia, o el llamado Fútbol de Carnaval: fue practicado en Gran Bretaña e Irlanda hasta el siglo XVIII. Dos pueblos o parroquias se enfrentaban para llevar una pesada pelota o una piedra de molino a su respectivo pueblo,

 

William Webb Ellis: la historia fabulada.

 

A finales del siglo XVIII y principios del XIX se empezaron a jugar variedades del fútbol medieval inglés (football) en las escuelas privadas y facultades del Reino Unido. Cada colegio tenía sus propias normas aunque por lo general se jugaba con los pies, usando como balón una vejiga de cerdo y se permitía empujar o placar al adversario.

 


 no fue legal correr con el balón hasta que la dirección de Rugby lo decidió en 1842

 


La historiografía del rugby construye un discurso basado en algún elemento real según la cual en 1823, en el Colegio de Rugby (condado de Warwickshire, en el medio oeste de Inglaterra) el estudiante William Webb Ellis estaba jugando un partido de football cuando cogió el balón con las manos y cruzó con él la zona de marca. Este hecho supuso el comienzo de la diferenciación entre los modernos rugby y fútbol.

En realidad no fue así:

 

“Nadie estaría más sorprendido que el propio William Webb Ellis si se enterara de que ha sido aclamado como “inventor” del rugby, cogiendo un balón y empezando a correr con durante un partido en su escuela de 1823”, nos dice Tony Collins en su libro The Oval World. A Global History of Rugby, el libro más extenso y documentado sobre la historia de nuestro deporte. De hecho no fue legal correr con el balón hasta que la dirección de Rugby lo decidió en 1842.

La historia es diferente. Entre las distintas escuelas inglesas, todas ellas impregnadas de los valores aristocráticos y militares de la alta sociedad, la de Rugby fue destacando sobre el resto (Eaton, Oxford), en 1856 un ex alumno de Rugby llamado Tomas Hughes escribió para su hijo de 8 años un libro titulado Tom Brown´s Schooldays donde hacía hincapié en que la educación de Rugby era superior porque no sólo se preocupaba de la formación académica, sino en la misma o mayor medida de la educación en valores, señalando al football de Rugby como el elemento principal de transmisión de estos valores.

Libro de Tomas Hughes para su hijo Maurice  en Rugby.

 Desgraciadamente Maurice no pudo disfrutar de los consejos de su padre,  murió antes de la edad necesaria para entrar en Rugby, pero el libro se convirtió en un éxito impresionante de ventas. Tanto que por ese libro muchos chicos decidieron inscribirse en Rugby y no en otra de las típicas escuelas británicas, pero no sólo eso, cada escuela tenía su propia versión de rugby, pero fue a partir de este libro que cuando dos escuelas se enfrentaban acordaban hacerlos según las reglas de la escuela más prestigiosa en ese deporte, es decir “según las leyes de Rugby”, que –con varias modificaciones históricas posteriores- son con las que aún jugamos a este deporte, que es en realidad una forma de entender y vivir la vida.

Uno de esos principios es que se jugaba por honor y nunca por dinero, lo que impuso al rugby la condición del amateurismo, quien quiso profesionalizarlo, fue expulsado de la Asociación de Rugby y debió crear otra versión del mismo, el Rugby XIII, que se hizo más fuerte en las zonas industriales del norte de Inglaterra.

 

En 1845 se codificaron las primeras normas del Rugby, lo que sirvió para unificar todas las reglas de este deporte, que tenían diferentes versiones según colegios y regiones, esto permitió que en 1871 se constituyera la Rugby Football Union, la primera federación de rugby, formada por 22 clubes.

Placa conmemorativa de la Rugby Football Union.

En 1886 se creó la International Rugby Board (IRB) con la intención de coordinar las cada vez más abundantes federaciones y en  1934 se crea la Fédération Internationale de Rugby Amateur (FIRA) para compensar el carácter fundamentalmente anglosajón de la IRB.


se jugaba por honor y nunca por dinero, lo que impuso al rugby la condición del amateurismo

 


Si el primer partido internacional de Rugby se disputó el 30 de noviembre de 1872, enfrentando a Escocia e Inglaterra en Glasgow, pocos años después, en 1883 se celebró el primer torneo internacional en el que participaban todas las naciones del Reino Unido –que por entonces incluía también a Irlanda-, al que se llamó  “Torneo de las Cuatro Naciones”,

                           Pintura del primer partido entre Escocia e Inglaterra

que pasaría a ser de las “Cinco Naciones” en 1910 con la incorporación de Francia. La independencia de Irlanda respecto al Reino Unido y la permanencia del Norte de la isla bajo soberanía británica (1922 Estado Libre asociado de Irlanda, 1949 República de Irlanda), no afectó a su selección de Rugby que siguió unida y representando a toda la “isla esmeralda”, así que siguió llamándose de las “Cinco Naciones”

Los partidos entre All Blacks y Springbooks siempre han sido épicos.

hasta el años 2000 en el que se incorporó a Italia, lo que dio lugar la actual torneo de las  “Seis Naciones”.

 

 

El Rugby del hemisferio sur organiza desde el año 1996 un tornero semejante, llamado Rugby Championship, o vulgarmente, “Tres naciones” (Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia) que desde 2012 se han convertido en “Cuatro” con la incorporación de los Pumas, la selección argentina.

 

El Rugby se convirtió en deporte olímpico en los Juegos de París, 1900, gracias al padre del Olimpismo moderno, el barón de Coubertain, quien también fue uno de los personajes claves para la difusión de nuestro deporte en el país galo; el Rugby fue olímpico en los Juegos de Londres (1908), Amberes (1920) y por última vez en los de París (1924), tras los cuales –y por cuestiones relacionadas con el amateurismo- dejó de serlo.

En los Juegos de 2016 de Río de Janeiro, el Rugby recuperó su condición de deporte olímpico, aunque esta vez en su versión “seven”. Fidji consiguió su primera medalla de oro olímpica, ganando a Gran Bretaña por 43 a 7.

Kunatami en la final de Rio 2016

 A partir de 1987 se celebra la Copa del Mundo de Rugby que, hasta la fecha, cuenta como vencedores a las selecciones de: Nueva Zelanda (1987, 2011, 2015), Sudáfrica (1995, 2007), Australia (1991, 1999) e Inglaterra (2003).

Final Olímpica en París donde Estados Unidos venció en un polémico encuentro a Francia

 

Os emplazamos a nuevas historias en Cordones y Barro.

Sobre el autor: Nacho Santos

También te puede interesar...

Carla Ferrando convocada por la Federación Española

Carla Ferrando sigue progresando Jugará en el Valencia rugby Festival con la selección Española Emerging …

Un comentario

  1. Bravo Quique, que agradable lectura con el añadido de aprender acerca del maravilloso deporte del rugby. Eres un fenómeno, no dejas de sorprendernos. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *