Nuevo plan de la escuela de rugby al inicio de temporada

El S14 junto a los chavales del Sant Cugat

La Escuela de Rugby ha iniciado una nueva andadura. La posibilidad de enfrentarse a rivales de fuera de nuestra zona abre una nueva oportunidad para aprender más.

Con el partido del primer equipo contra el Sant Cugat se presentó la oportunidad de jugar en la categoría S14 frente a este club. El sábado fue el día perfecto para el rugby. Primero los chavales, luego el primer equipo contra el Sant Cugat y cerraban las chicas frente al Tecnidex Valencia (duelo en la cumbre).

Nuestros S-14 jugaron tres partes. Perdimos dos y ganamos una. Buena piedra de toque frente a jugadores que no conocemos, con tácticas nuevas y a los que hay que saber hacer frente.

Ahora les tendremos que devolver la visita, pero será difícil que nos ganen el Tercer Tiempo. Seguro que habrá otros partidos, y también otros desplazamientos.

Tercer Tiempo con el Sant Cugat S-14.

Pero la actividad de la escuela no se ha limitado a Valencia.

Este fin de semana pasado hemos ido a Valladolid a jugar un triangular con las Escuelas de El Salvador y Sant Cugat, en las categorías S16 y S18.

Podemos destacar el fin de semana a dos niveles. Por un lado a nivel deportivo, más allá de los resultados, los chicos han podido jugar contra buenos rivales en los primeros albores de la temporada. Lo que además de ser un aliciente permite al cuerpo técnico detectar carencias y establecer los primeros objetivos en la formación de estas categorías.

Condiciones diferentes: campo de hierba y contra el Salvador.

Nuestro S18 jugó el sábado por la tarde contra el Majadahonda y contra el Sant Cugat, saliendo victorioso en ambos casos. Y desplegando un juego con buena circulación de balón y continuidad. El domingo por la mañana jugamos contra El Salvador con otra victoria y las mismas sensaciones.

Por su parte el S16 jugó contra Sant Cugat, quien se impuso con claridad en el primer tiempo, en el que el equipo abejorro sufrió con el debut en la categoría de numerosos jugadores venidos del S12 y la falta de entrenamientos propios de estas alturas de la temporada. El segundo tiempo fue más igualado pero los notables esfuerzos del equipo no fueron suficientes para darle la vuelta al marcador.

El domingo jugamos contra El Salvador y el panorama fue distinto. Los jugadores jugaron de forma más conjuntada, cerrando filas de forma sólida en fases defensivas y atacando con apoyos y contundencia, lo que permitió no solo la victoria sino recuperar la confianza del equipo.

Nuestros S-18 después del triangular.

Pero el fin de semana tiene otra vertiente no menos importan. Los jugadores han podido convivir durante la tarde y noche del sábado con los jugadores y sus familias que les acogieron en sus casas para pasar la noche. Los tres equipos convivieron por las calles de la ciudad y lograron que más allá del aspecto deportivo el fin de semana haya sido algo inolvidable.

Peleando la Touch contra el Sant Cugat.

En la noche del sábado, El Salvador invitó a los entrenadores y cuerpos técnicos a una cena en la que se pudo compartir y poner en común las experiencias e inquietudes de los tres clubes y la forma de afrontar los retos que tenemos por delante tanto a nivel deportivo como en el desarrollo y mejora de las Escuelas.

En resumen, ha sido una grata experiencia que ha dejado a las claras que el rugby es mucho más que un deporte y que tendrá continuidad esta misma temporada.

 

Sobre el autor: Nacho Santos

También te puede interesar...

Entrevista con Ester López

Ester López Roig “Siempre he querido jugar en la selección española”   Nuestras chicas en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *